EL USO DE LA IMAGEN EL LA CLASE DE ELE I

Los humanos somos seres visuales, a pesar de que la vista no es nuestro sentido más desarrollado, es sin duda el más funcional, ya que es a través de él como conocemos y reconocemos el mundo, como aprendemos.

Esto se ve más claramente cuando nos comparamos con otros animales. Cuando salgo a pasear por el campo con mi perra, en seguida veo las flores nuevas, las reconozco y sé que se acerca la primavera. La perra ya las ha detectado mucho antes que yo por medio de su olfato y solo le interesará olfatearlas para saber qué otros perros han pasado por ahí, si son machos o hembras, si los conoce o no, si quieren sexo, si están enfermos, si van con un humano o dos, si hay conejos cerca, o incluso si va a llover o va a estallar una tormenta. La vista no interviene en absoluto para recoger esta cantidad ingente de información que para ella es vital.

¿Cómo vemos?

Como vemos, la forma de nuestros ojos, su posición y su funcionamiento, está directamente relacionada con nuestras necesidades vitales.

En los seres humanos los ojos están orientados hacia delante, de manera que nuestra visión se centra en todo aquello que esté a pocos metros frente a nosotros. Además nuestras retinas tienen una altísima concentración de fotorreceptores, estas áreas se denominan fóveas y son exclusivas de los primates. Las fóveas y la disposición de los ojos nos permiten percibir bien enfocado y con detalles todo aquello que tenemos a una corta distancia frente a nosotros.

Los que tengáis perro habréis notado que muchas veces no ve lo que tiene literalmente delante de sus narices, y necesita dar un par de pasos hacia atrás para detectarlo y eso que la orientación de sus ojos es al frente, como la nuestra. El problema es que ellos carecen de fóveas. En su caso, los fotorreceptores se agrupan en la zona central de la retina, pero con menos concentración que la fóvea, las áreas centrales, por lo que el cristalino no se adapta a las fuentes de luz cercanas, sin embargo tienen una banda de visión muy amplia y no necesitan desviar la mirada para seguir un objeto como es el caso de los humanos, cuya visión está reducida al área que está frente a nosotros.

Esto es interesante, porque esta concentración de fotorreceptores varía según la raza de perros, así los perros de hocico corto (Bull dog, carlino, etc) tienen áreas centrales mucho más potentes que un labrador o un lobo, dado que su sentido del olfato está mucho menos desarrollado por falta de espacio en sus hocicos. Es decir, su visión se desarrolla para compensar la baja funcionalidad de su sentido principal.

Pero hay algo todavía más curioso sobre la nuestra forma de ver y como esta se adapta a nuestras necesidades vitales y es la frecuencia de fusión del centelleo, es decir, la cantidad de “fotos” de los que nos rodea que los ojos toman por segundo. Los humanos vemos “suavemente” (nuestra frecuencia de fusión del centelleo es de sesenta imágenes estáticas por segundo). Ahora bien, la de un perro es mayor que la nuestra (setenta u ochenta imágenes por segundo),por eso, los que tenéis perro os habréis dado cuenta de que son un poco ninjas y saben dónde va a ir la pelota antes de que caiga o de que antes de la TDT, pasaba bastante olímpicamente de la tele ya que las imágenes pasaban a una velocidad más más lenta de a la que ellos perciben el mundo por lo que la veía como una sucesión de imágenes con espacios negros entre medias, en general se puede decir que ven más mundo por segundo que nosotros.

Vemos para vivir

En definitiva, para los perros, la visión es un complemento para otro sentido mucho más desarrollado y funcional: el olfato. Como depredador, es por medio de su nariz como detectan presas, peligros y amigos. Su visión está destinada al seguimiento de la presa, a su reacción. En otros casos, cuando el animal no es un depredador sino una presa (aves, cérvidos, etc), encontramos que los ojos están colocados a los lados del cráneo, lo que les permite una visión de casi 360 grados y detectar posibles depredadores y peligros y así podríamos seguir relacionando la posición de los ojos y la manera de ver de toda la fauna animal con sus necesidades vitales como depredadores o como presas, etc.

En nuestro caso, la disposición de los ojos y el funcionamiento de nuestra vista responde a la manera de los humanos de conocer el mundo. Nos movemos hacia delante y como especie hemos sido nómadas hasta hace relativamente poco tiempo, éramos cazadores, pero no muy buenos si nos comparamos con otras especies (no me veo yo acorralando a un impala) pero éramos grandes recolectores, éramos capaces de diferenciar bayas comestibles de las venenosas o encontrar plantas que esconden bulbos, podemos contemplar el cielo y descubrir señales que nos avisan de lluvias y nuestro cerebro ha aprendido a optimizar esa información.

Un perro puede pasarse oliendo una piedra tanto tiempo consiguiendo información básica para su superviviencia, como nosotros contemplando Hilanderas de Velázquez desentrañando los juegos que nos plantea el pintor sevillano.

El poder de la imagen

En el campo de la educación tradicional, se ha dado prioridad al texto sobre la imagen, se la ha considerado como algo secundario, un apoyo al mensaje escrito, incluso a veces, una distracción. En el libro de texto, tenía una función ejemplificadora, secundaria. Esto ya no es así.

Hay ciertas características de la imagen que la convierten en un arma poderosa. La imagen tiene poder: te puede conmover o asquear, te puede dar paz o te puede horrorizar o incomodar, tiene el poder de sacar a relucir sentimientos, de crear una experiencia.

Por otro lado una imagen puede ofrecer distintas interpretaciones, tiene distintos significados según quien la vea, no todos vemos lo mismo en una imagen. ¿Recordáis aquel reportaje en el que llevaban a ARCO un cuadro hecho por niños de infantil y preguntaban a los visitantes qué les decía el cuadro? Unos veían una muestras de vitalismo, otros radicalidad, incluso varios veían represión sexual. Múltiples interpretaciones para múltiples receptores.

Por último, las imágenes ofrecen modelos de realidad y eso en nuestras clases es importante dado que aportan contextos que son necesarios y, en muchas ocasiones, difíciles de llevar al aula.

Vemos para aprender

El uso de la imagen viene desde antiguo. Ya en la prehistoria los hombres sentían la necesidad de plasmar en imágenes sus sentimientos y supersticiones al dibujar en las paredes de las cuevas, pero también subsistía una especie de función didáctica para enseñar a los jóvenes para transmitir a otros ideas, historias o estrategias de caza exitosas. Lo mismo ocurría con los herbarios medievales, los tratados de anatomía, las vidrieras de las catedrales o los diseños de Leonardo. La imagen ha servido desde antiguo para transmitir conocimiento, pero también como mecanismo de evocación o como canalizador de sentimientos, ¿qué decir de su uso en publicidad?

Esta imagen pertenece a Joel Robison

“Capture it all” – Joel Robison

Parece lógico, pues, que la imagen sea un elemento esencial en el aula, debido a su extraordinaria versatilidad y no es de extrañar que su uso  en las clases de idiomas (y no solo) estén a la orden del día.

Además, la irrupción de internet y su universalización, nos ha hecho accesibles millones de imágenes, lo cual facilita enormemente nuestro trabajo, lo mejora y nos abre la puerta a crear materiales que hace años eran inimaginables. También nos permite tener un banco de imágenes mucho más variado, completo y actualizado constantemente.

El impacto de la imagen es notable en todos los ámbitos. Los libros de texto, no solo los de idiomas, presentan maquetaciones mucho más cuidadas y el peso de la imagen cobra una importancia determinante. Los libros con dibujos ya no son solo para niños, incluso algunos ilustradores (Alan Lee, Lacombe, Niccoleta Ceccoli…….) son auténticos reclamos. El uso de infografías está cada vez más extendido y las editoriales nos agasajan con carteles didácticos para adornar nuestras aulas. En la clase de ELE, las imágenes nos ayudan a explicar conceptos o a aclararlos. La imagen capta la atención de nuestros alumnos o dispara su imaginación, nos hace bullir con ideas y las presenta de manera más real, su uso se hace prácticamente imprescindible hoy en día y sus aplicaciones son infinitas.

¿Qué os parece a vosotros?¿cómo usáis las imágenes en vuestras clases?

Anuncios

3 comentarios en “EL USO DE LA IMAGEN EL LA CLASE DE ELE I

  1. Pingback: EL USO DE LA IMAGEN EN LA CLASE DE ELE III- FUENTES, EDICIÓN Y GESTIÓN. |

  2. Pingback: EL USO DE LA IMAGEN EN LA CLASE DE ELE III- FUENTES, EDICIÓN Y GESTIÓN. | Otro Profe de ELE

  3. Pingback: EL USO DE LA IMAGEN EN LA CLASE DE ELE III- FUENTES, EDICIÓN Y GESTIÓN. | Profes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s